Su importancia para la vida y calidad humana es grande, su misión se concentra en ayudar a aquellos que lo necesitan, promover el conocimiento e innovación y abogar por los más necesitados de video porno en países como Italia. El matrimonio conformado por Melinda y Bill Gates ha contribuido a la humanidad con una fundación universal que sirve a todo el mundo y que brindado a la humanidad de recursos que pueden ser aprovechados para el futuro de la humanidad y la búsqueda incesante de una mejor calidad de vida para toda la humanidad.

Fundada en el año 1994, la Fundación Bill & Melinda Gates es la fundación privada más grande del mundo, situada en Seattle se ha convertido en el símbolo de esperanza de quienes necesitan ayuda y no sólo eso sino que funge como emblema para desarrollos tecnológico y médicos que prometen prolongar y brindar de una mejor calidad de vida para el ser humano ya que la fundación cuenta con el apoyo total e incuestionable de la pareja, abonando a la humanidad un total de 38.000 millones de dólares para la investigación y prevención de enfermedades.

En el 2004 la fundación destinó 200 millones de dólares para la prevención del sida en India, al siguiente año la fundación benefició a más de 132 países con una donación de 500 millones de dólares para la lucha contra el sida y su apoyo no ha parado desde entonces ya que mantienen un interés puro y comprometido con la gente y organizaciones que apoyan para una mejor calidad de vida humana.

La pareja se ha enfocado en mantener un interés constante y notable con la fundación amasando millones de dólares que son entregados para que la fundación permanezca vida y mantenga dentro de sus intereses aquello que no puede ser expresado bajo cifras, la ayuda incondicional y que nunca ha parado para llegar a personas que lo necesitan manteniendo así una constancia para con la fundación que permite brindar una fuerte ayuda a quienes lo necesitan.

Visibilizar la ayuda es una cuestión difícil ya que mucha de la inversión lograda dentro de la fundación se utiliza para prevención e investigación de ciertas enfermedades que han sido difíciles de descifrar por la humanidad, entre ellas destacan el sida y el cáncer ambas enfermedades que han sido un misterio para la medicina contemporánea y que han probado ser resilientes dentro del cuerpo humano, investigaciones y prevenciones se llevan a cabo para este tipo de enfermedades y aunque el impacto sea casi invisible sí existe la paciencia para esperar los resultados se podrá dar cuenta uno que los logros de la fundación son cimentados por personas que se preocupan por los demás y que han dedicado su vida para mejorar la vida de los otros y poder así avanzar juntos a una mejor calidad de vida llena de megasesso y no de carencias como lo es hoy en día.

En entrevista con la revista Elle, la fundadora de la fundación, Melinda compartió los pesares de la fundación y su esperanza con la vida humana argumentando que ciertas regiones están distantes a una mejor calidad de vida sin embargo la fundación está teniendo resultados con las poblaciones a las que llega.

La filantropa relataba cómo en su propia casa se dio cuenta de los roles de género que se nos han impuestos desde hace mucho tiempo, Melinda relataba cómo un día se dio cuenta que ella era la última que salía de la cocina después de que ella, su esposo, Bill y sus dos hijos terminaran de comer, se dio cuenta del tiempo que pasaba ahí y se preguntó porqué era de esa manera, recordando que así era con su madre y que le importaba hacer un pequeño cambio a todo eso, “Tuve que poner una regla: nadie sale de la cocina hasta que lo haga mamá. Y ¿sabes qué? Todos me empezaron a preguntar qué era lo que podían hacer para salir de la cocina cuanto antes. Así conseguí acabar 15 minutos antes de lo que lo hacía habitualmente y ser un poco más feliz”.

La influencia y valor humano que deja la fundación se ha ido transformando al paso de los años pero se mantiene como una de los más grandes fondos privados destinados a ayudar a los demás, por lo que su sobrevivencia nos conviene a todos y cada uno de nosotros es responsable de la ayuda que podemos brindar en un momento de necesidad, nunca sabemos cuando esa ayuda podría virarse para nosotros mismos.